jueves, 8 de marzo de 2012

Hice algo de lo que me enorgullezco

Ayer llegué a mi trabajo y encontré un gatito de apenas unas 2 semanas de vida...gritaba mucho y daba vueltas en círculos...lo tomé me lo llevé a la oficina me conseguí algodón y agua hervida pero fría y le limpié sus ojitos que los tenía pegados de pus con tierra...el pobrecito tiritaba y yo sabía que si lo dejaba solito lo iban a atropellar así que le armé una camita en un canasto con un delantal mío lo limpié bien con una toallita húmeda, lo sequé con un secador de pelo que tenía en mi cajón y le di un poco de leche y jamón picado, lo acaricié y luego se quedó dormido.
Durmió hasta el medio día luego lo volví a alimentar y le limpié su colita porque leí en internet que si no se les estimula no hacen caquita...solo hizo pipí pero lo vi mucho mas calmado y volvió a dormir toda la tarde.

En el intertanto, uno de los funcionarios que trabaja conmigo le encontró una familia una chica se lo llevó a su casa y prometió cuidarlo.

Me siento feliz de haberlo rescatado!!!!!!!!!!
Qué rico se siente hacer una buena acción, de verdad yo tomaba el gatito y me partía el alma verlo tan pequeñito, solo y gritaba como un bebé y más encima es precioso es amarillo con blanco.

gracias a Dios que ya tiene un hogar y una familia que lo cuide.

1 comentario:

  1. Hoy me contaron que el gatito falleció...me produce un dolor indescriptible...pienso en lo desamparado que estaba...lo poco que alcanzó a disfrutar del calor de una familia que lo qusiera...ojalá esté bien esté donde esté

    ResponderEliminar